Madres y Padres afrontan, en ocasiones situaciones conflictivas con los hij@s. En estas situaciones, a veces no se sabe cómo actuar: ¿le dejo o no le dejo hacer lo que quiere?, si no le dejo ¿cómo se lo digo?, si se siente mal con ello ¿qué hago o digo?, ¿depende la edad que tenga para decir una u otra cosa?, si no quiere comer ¿qué hago?, si no quiere obedecerme ¿que hago?, si esta triste ¿que hago o digo?, ¿es mejor que le consuele o que no le consuele?, si le consuelo ¿cómo lo hago?, ¿como manejo su sensacion de abandono tras nacer su hermanit@?, ¿que hago ante sus celos?, si no quiere compartir sus juguetes ¿que hago?, ¿se requieren cambios en mi actitud ante un mismo asunto según la edad del niñ@ aumenta?, …. esto
y mil diferentes situaciones en las cuales hago…… ¡lo que creo mejor!

Es un taller donde aprender a utilizar el proceso de desarrollo del niñ@, y evidentemente, conocerse a sí mism@.

Por ello, este taller no es un taller para escuchar qué hay que hacer y ponerlo en práctica sin comprensión (si no lo comprendo, ponerlo en practica es una loteria), sino un taller para comprender cual es la acción que le ayude a desarrollarse como ser humano, y desde ahí ponerlo en practica.

Se entiende por desarrollarse como ser humano lo siguiente:
1.- Hacer un desarrollo fisico.
2.- Hacer un desarrollo afectivo.
3.- Hacer un desarrollo mental.
4.- Hacer un desarrollo trascendente.
(todos ellos de modo armónico)

Esto genera un niñ@ feliz: con buenas relaciones con adultos y niñ@s, que sabe amar y ser amado, sin complejos, y con entendimento de las cosas de la vida -según su edad-.

Y …. ¡Un niño feliz se convierte en un adulto feliz!

En el curso estudiaremos las 12 fases descritas por la psicología infantil, que están agrupadas en 4 fases de tres años cada una, e indican el modo en que se desarrollan las características Instintivas (0 a 3 años), Emocionales (3 a 6 años), Mentales (6 a 9 años) y Trascendentales (9 a 12 años) del niño.

Y es interesante, el hecho de que en diferentes tradiciones se refleje la existencia de fases de desarrollo similares: los trabajos de Hercules (mitología griega), los 10 toros del zen (budismo zen), los Cuentos Tradicionales (Caperucita, Garbancito, Cenicienta, etc.)

Así que resulta que al comprender cómo es el desarrollo del niño, se arroja luz sobre los conflictos emocionales en los que los adultos nos atascamos (pues hemos sido niñ@s, tambien). Y, al revés, la comprension en el adulto conlleva a comprender al niñ@ y poder ayudarle en su desarrollo como individuo.

En el taller se verá claro cómo surge el conflicto interno (ira, ansiedad, preocupación, tristeza, miedo, inseguridad…). Y practicaremos con mecanismos para liberarlo.

Ese conflicto tiene un nucleo comun que es el temor a dejar de ser querid@ (soledad).

Ello, ademas, influye directamente en que dejen de producirse las somatizaciones de enfermedades (tan frecuentes).

No se puede entender -completamente- una fase del desarrollo y no conocer todas las demas, porque forman un todo (al comprender todo el proceso, se comprenden las partes).

DIRIGIDO A:

Madres y Padres que quieran mejorar su relación con sus hij@s de cualquier edad (en especial con hij@s menores de 12 años), ademaś de colaborar con su desarrollo. Tambien a educador@s, profesor@s,.. que quieran mejorar la relacion con sus alumn@s. Tambien a cuidador@s de niñ@s. Y a toda persona que quiera conocerse a si misma, con los efectos que ello tiene en la mejora de las relaciones con los demas.